Ultimas Noticias

miércoles, 11 de abril de 2018

La agonía de Lutero



Leí hace veintitrés años el largo relato de la muerte de Lutero en la obra de Villoslada S.J. Hoy la he vuelto a leer. Esta noche me ha impresionado más. Quizá porque fruto de la experiencia puedo pintar con colores más vivos y realistas lo que es una agonía descrita en sus grandes rasgos por varios testigos.

También me ha impresionado lo que tuvo que ser la lucha interior final en la mente del exfraile. Sea uno católico o no, todos estamos de acuerdo en que en los últimos momentos fácilmente pudo pensar que su salvación eterna dependía de la decisión de mantenerse o no en sus ideas.

Externamente dio muestras claras de mantenerse en las doctrinas que había enseñado. ¿Pero qué pasó en el interior cuando ya no respondía? Probablemente, entonces, ya nada, pues estaría muy debilitado. Pero un par de horas antes sí que debió darle vueltas a la cabeza al temor de pasar toda una eternidad en el infierno. Yo no pienso que esté en el infierno, pero debió albergar ese temor, sin duda.

¿Cuáles son los sentimientos del que está convencido de que una eternidad de sufrimientos depende de tomar la decisión teológica correcta? Ese lapso de tiempo sí que es para angustiarse. Cualquiera si no estuviera convencido, se pondría muy nervioso. Lutero sintió el peso de la eternidad sobre su alma, seguro. Solo él fue testigo de su soledad frente a una decisión épica, tumbado en su lecho al borde del abismo de la eternidad. Impresionante.

Let's block ads! (Why?)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario