Ultimas Noticias

sábado, 26 de mayo de 2018

Gran éxito pastoral en Braojos: el libro de los muertos

A lo mejor les parece una cosa sin sentido, pero la iniciativa pastoral más aparentemente boba está teniendo un éxito increíble.

De momento he comenzado por Braojos. He tenido la paciencia de hacer una base de datos simple con los datos de los últimos libros de difuntos, que abarcan desde 1889 al día de hoy. En total, algo más de setecientos registros. Me ha resultado curioso porque las partidas de defunción que se conservan en los libros parroquiales aportan datos interesantes, por ejemplo, la causa de la defunción.

Seguimos. Una vez que está la base de datos, es muy fácil, gracias al ordenador, clasificarlos y organizarlos a capricho. Y es lo que he hecho: ordenar los datos por meses, días y años, de forma que hoy sé perfectamente los difuntos cuyo aniversario se celebra cada día del año.

Sabido esto, el paso siguiente ha consistido en ir imprimiendo estos datos mes a mes, de forma que el día primero de cada mes colocamos en un atril, a los pies de la Dolorosa, un librito con los aniversarios de ese mes concreto.

No se imaginan el éxito de la iniciativa. Es entrar en la iglesia y ya está la gente consultando el librito. Me encanta. Porque me acerco y me cuentan. De los más antiguos, difícilmente, pero a partir de los años cuarenta casi todos me saben decir quiénes son. Esta es una abuela de tal, este un hermano de mi suegro, aquella una mujer joven que murió de parto y este otro un niño pequeñito que se le murió a Fulanita de mesecitos, que había nacido mal.

El libro que yo llamo “de los muertos” está siendo una iniciativa de lo más interesante y altamente positiva. Es una manera de hacer sentir a la gente que me gustan sus historias, que cuido y mimo sus archivos. Es también un modo de conocer y aprender viejas historias que hoy pueden seguir ayudándonos a saber dónde estamos. Y es una forma de recordar a los difuntos y pedir una oración por ellos. De vez en cuando se me acerca alguien y me pide una misa por tal pariente, que he visto que hoy hace años.

Cuento este detalle abundando en esa teoría de un servidor según la cual la pastoral rural, la que tenemos que hacer en los núcleos más pequeños de cada diócesis, es una pastoral que se nutre de pequeños detalles, ocurrencias, presencias del sacerdote, cariño repartido, interés y afecto por las cosas de cada pueblo. Y si en eso está la oración, mucho mejor.

Esto que se está poniendo en marcha en Braojos, quiero extenderlo a La Serna y Gascones, aunque en este último pueblo la guerra civil hizo estragos y los libros parroquiales anteriores a 1940 simplemente no existen. Se hará lo que se pueda.

No tiene mayor importancia. Es una ocurrencia más de un servidor que cuento por contarla. Si a algún compañero le sirve la iniciativa, si alguien piensa que puede ser lago interesante, ahí lo tiene.

Let's block ads! (Why?)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario