Ultimas Noticias

sábado, 5 de mayo de 2018

Hechos irrefutables

"Hay hechos irrefutables y positivos -sintetiza Nicolás Jouve, Catedrático de Genética en la Universidad de Alcalá de Henares- que no se pueden manipular sino reconocer y valorar sin evasivas semánticas o eufemismos, tan al uso en los temas de bioética. Por ello, viene bien repasar los principales datos sobre la vida humana naciente que registramos en los cuatro primeros puntos del Manifiesto de Madrid, publicado el 29 de febrero de 2009:
a. La vida empieza en el momento de la fecundación. Los conocimientos más actuales así lo demuestran: la Genética señala que la fecundación es el momento en que se constituye la identidad genética singular; la Biología Celular explica que los seres pluricelulares se constituyen a partir de una única célula inicial, el cigoto, en cuyo núcleo se encuentra la información Genética que se conserva en todas las células y es la que determina la diferenciación Celular; la Embriología describe el desarrollo y revela cómo se desenvuelve sin solución de continuidad.
b. El cigoto es la primera realidad corporal del ser humano. Tras la constitución del material genético del cigoto, procedente de los núcleos gaméticos materno y paterno, el núcleo resultante es el centro coordinador del desarrollo, que reside en las moléculas de ADN, resultado de la adición de los genes paternos y maternos en una combinación nueva y singular.
c. El embrión (desde la fecundación hasta la octava semana) y el feto (a partir de la octava semana) son las primeras fases del desarrollo de un nuevo ser humano y en el claustro materno no forman parte de la sustantividad ni de ningún órgano de la madre, aunque dependa de esta para su propio desarrollo.
d. La naturaleza biológica del embrión y del feto humano es independiente del modo en que se haya originado, bien sea proveniente de una reproducción natural o producto de reproducción asistida".

Let's block ads! (Why?)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario